Menu

Pabellón ‘Kkiioosskko’ por Pedro Ceñal Murga, Roberto Michelsen Engell y Adrián Ramírez Siller / Fundación Alumnos 47

abril 24, 2018 - Diseño
Pabellón ‘Kkiioosskko’ por Pedro Ceñal Murga, Roberto Michelsen Engell y Adrián Ramírez Siller / Fundación Alumnos 47

Kiosko, la una iniciativa de Alumnos47 que explora la arquitectura corporativa de oficinas llave en mano, anunció la propuesta ganadora hace unas semanas. Tras lanzar la convocatoria el año pasado, se recibieron 49 propuestas procedentes de diferentes estados de la República Mexicana y una fuera del país. Después de una larga y tortuosa deliberación, el jurado integrado por Chus Martínez, Daniel Garza Usabiaga, Tiago Pinto de Calvalho y Fermín Espinosa, dio una mención honorífica y eligió 5 finalistas en los que se escogió un ganador.

La convidación para publicar en Kiosko era producir una propuesta que pudiese expandir el espacio de lectura cara el exterior para charlar y problematizar la forma en la que otros artistas están haciendo sus procesos editoriales. El Pabellón ganador ‘Kkiioosskko’, desarrollado por Pedro Ceñal Murga, Roberto Michelsen Engell y Adrián Ramírez Siller empezó a publicarse, (o bien a construirse) desde el veintisiete de febrero y se inauguró el pasado sábado veinticuatro de marzo. Kiosko se transformó en el punto de encuentro entre una curaduría de publicaciones, una exhibición de piezas derivadas de exactamente la misma y un programa público para su activación, es un espacio público que conserva ciertas peculiaridades que te hacen sentir contenido en un espacio privado.

Para llegar a ‘Kkiioosskko’ hay que hacer un recorrido por la casa que cobija la Fundación Pupilos 47; primero la mirada se dirige a una pieza que se exhibe en la testera del sitio, sigue con un tapete, una bandera, una hoja, pinturas, libros, un cable que recorre la casa con una carga eléctrica que representa la energía de exactamente la misma, juguetes mexicanos que se ocultan literalmente en el librero y una luz roja que se asoma por una cuarta parte. Por último, al otro extremo se abre una puerta cara el jardín que es donde habita la propuesta.Resultado de imagen para edificios

Este pabellón fue un juego esquemático con la palabra quiosco, para un arquitecto técnico un quiosco puede ser un espacio recluído en una plaza que acostumbra a estar contenido y techado mas por otra parte está asimismo el quiosco de periódico que se emplea para exhibir mercadería y objetos. La propuesta construida busca conjugar las cualidades más esenciales de estos 2 para plantear un tercer tipo.

El proyecto es una especie de quinta testera, puesto que visto desde arriba da la ilusión de que el jardín jamás se interrumpe, y es de este modo, el jardín prosigue mas ahora tiene sitio en una dualidad. Por arriba te deja cierta convivencia, alcanzas a ver las copas de los árboles y por abajo, a través de puertas articuladas y mamparas, se plantea un espacio programáticamente flexible que da sitio a las diferentes actividades de exhibición.

‘Kkiioosskko’ es un proyecto que no se dirige a los arquitectos, busca producir un impacto en las personas que lo visitan día con día. No precisas un manual que te afirme de qué forma comprender la pieza: llegas, la recorres, tomas una siesta, lees un libro, te unes a las actividades y vives el espacio. Otra cosa interesante es que la inversión que se hizo en este proyecto no se va a ir a la basura —como es el caso de otros muchos pabellones temporales—, sino va a tener una segunda publicación en otro sitio, lo que es muy ético el día de hoy en día: precisamos hacer inversiones en un largo plazo.

Fundación Pupilos cuarenta y siete es un espacio que contiene un enorme acervo de libros y viniles, se halla abierto al público. En nuestros días se están proponiendo acontecimientos que vayan con el alegato del pabellón, entre ellos la programación de “Tonelada”, un proyecto que se ocupará de activar el acervo de viniles. Conoce la programación completa acá.

Etiquetas: ,