Menu

La primavera amarga de la cerveza Mahou

mayo 21, 2019 - Gastronomia
La primavera amarga de la cerveza Mahou

Probablemente fuera buena para el cultivo de lúpulo, mas la pasada primavera, rebosante en lluvia y con temperaturas más bajas de lo frecuente, no sentó demasiado bien a las cerveceras. En verdad, para Mahou San Miguel, la primera cervecera de España en facturación, el trimestre entre marzo y junio fue “muy, malísimo”, conforme confiesa su directivo general, Alberto Rodríguez-Toquero. Gracias a ese bache y a un primer trimestre “no buenísimo” y a pesar de un verano positivo, las ventas del conjunto en volumen medraron solo un dos por ciento a cierre del tercer trimestre, bajo las previsiones.

La compañía, que prefiere no dar las cantidades de facturación hasta el cierre del ejercicio, no especifica la caída en el segundo trimestre, mas Rodríguez-Toquero, que recibió a EL PAÍS en la sede de la compañía en la capital española, abunda: “Va a ser recordado como un trimestre malísimo”, que ha lastrado en determinada medida el ejercicio, puesto que el cincuenta y cinco por ciento de las ventas procede del canal hostelero. “Teníamos mejores esperanzas, mas hemos debido encararnos a una serie de factores desfavorables, esencialmente climatológicos”, acepta. El año pasado, la cervecera, que aparte de las marcas que le dan nombre tiene en su cartera Alhambra y participaciones en las estadounidenses Founders y Avery Brewing y las españolas Nómada y La Salve, como el agua Solán de Cabras, facturó mil doscientos sesenta y dos con dos millones de euros, un tres con cuatro por ciento más que en dos mil dieciseis y su máximo histórico.

Sin embargo, la meteorología asistió a compensar en el exterior el bajonazo vernal de ventas en España. La ola de calor en Centro Europa al comienzo del verano, que sustrajo efectivos al campo turístico de España, impulsó las exportaciones. “Bastante gente se quedó en su país de origen por el hecho de que hacía buen tiempo y eso ha terminado en un buen resultado internacionalmente”, resume Rodríguez-Toquero. Aparte de las exportaciones, Mahou está presente en Chile, en EE UU con las marcas citadas y en India. En suma, el campo exterior supone un trece por ciento del volumen vendido, uno con ocho millones de hectolitros. “El negocio internacional medra de forma sostenida a doble dígito, nuestro reto es ser una compañía más diversificada geográficamente”, asevera, en la que el veinte por ciento del negocio proceda de fuera, sin plazos recios.El director general de Mahou San Miguel, Alberto Rodríguez-Toquero, en la sede de la empresa.

“Eso no desea decir que no haya ocasiones de desarrollo en España”, matiza Rodríguez-Toquero, que no descarta entrar en empresas como La Salve, cervecera bilbaína resucitada en dos mil quince y de la que tienen el cuarenta y dos con nueve por ciento de la propiedad. Mas pone el foco sobre todo en el extranjero, singularmente en EE UU. “Nos agrada por el hecho de que ha sido un mercado vanguardista en resucitar y poner de tendencia la cerveza, si bien miramos en todos sitios”, explica el directivo, que apunta asimismo a Europa como campo para “explorar ocasiones”. Y no descarta ningún formato. “El plan estratégico para dos mil veinte contempla un desarrollo equilibrado entre orgánico y también inorgánico (compras)”, enfocado en la cerveza artesanal mas sin perder de vista el agua (últimamente han adquirido una participación en Aguas del Val de la Orotava, en Tenerife).

Cerveza premium
La pata orgánica del desarrollo, cuenta, debe venir en gran medida de los nuevos productos, innovaciones y “premiumización” de las marcas, como Mahou Barrica o bien Profesora, San Miguel Manila o bien Alhambra mil novecientos veintiseis. Que, además de esto, son más rentables. En dos mil diecisiete, estas especialidades acapararon un treinta y seis con cinco por ciento del desarrollo en volumen y un sesenta por ciento del desarrollo de las ventas. Esto es, son más rentables. Si un litro de Mahou tradicional apenas supera el euro por litro, la Barrica se marcha a más de 5 y la Casimiro Mahou, a 9. “Otro de nuestros objetivos es acrecentar la premiumización y también innovación en nuestra gama de productos, a fin de que en dos mil veinte sea el diez por ciento de las ventas; ahora suponen un cinco por ciento , el ahínco es fundamental”, apunta Rodríguez-Toquero.

“La tendencia del consumidor va por ahí, en los últimos 5 años, ese segmento de cervezas importadas de especialidades se ha duplicado, y hemos ganado cuota, o sea, estamos medrando sobre lo que medra el segmento”, asevera Rodríguez-Toquero. Como contestación a esa tendencia, aparte de las especialidades, Mahou ha invertido en instalaciones. En su factoría de Alovera (Guadalajara), la segunda más grande de Europa, han abierto una microcervecería donde se realiza Mahou Barrica y Nómada y donde se hacen pruebas de nuevas recetas. Y en dos mil diecinueve van a abrir un brew hub en Córdoba, una pequeña cervecería donde se realizará cerveza de terceros. “Aquellos que no tienen escala o bien recursos para su instalación van a poder solicitar que se les elabore su receta allá”, explica Rodríguez-Toquero.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *