Menu

Cuánto representa quedar fuera del mundial

febrero 25, 2018 - Uncategorized
Cuánto representa quedar fuera del mundial

El repaso de los principales medios italianos, instantes tras la supresión de su selección de fútbol, era elocuente: “Apocalipsis”, conforme La Stampa de Turín. “Vergüenza nacional” tituló Il Messagero. Para el editorialista de La Gazzetta de ello Sport, “es una de las páginas más oscuras de nuestra historia deportiva”. Y “Fuori tutti”, sintetizó el Corriere dello Sport.

Mas todo —inclusive esa supresión, la primera del futbol italiano en seis décadas de asistencia perfecta a los torneos mundiales— estaba en las previsiones. Al fin y al postre, es una simple cuestión deportiva, no hay que dramatizar alén de eso. Probablemente les duela más por la tradicional pasión italiana por el “calcio” o bien por su historia (fueron 4 veces vencedores del planeta), pero los que manejan los números lo tienen a la perfección claro. Saben cuál es el impacto. Y, con la cuarta economía de Europa y con sus inconvenientes, inclusive mucho mayores que este, como es una recesión que lleva una década, también deben latir su porvenir.

Conforme el mismo diario La Stampa, las pérdidas económicas en conjunto por esta eliminación van desde los US$ 100 hasta los US dólares americanos 200 millones. Abarcan allá sólo los consumos vinculados de manera directa a actividades mundialistas: ventas de TV, campañas de publicidad, turismo, venta de vestimenta y merchandising. El diario La República indica que la TV italiana —que iba a pagar US$ 200 millones por los derechos del Mundial— procurará reducir esa cantidad a la mitad. Y asimismo Puma, la marca que viste a la selección italiana por US$ 22 millones, buscará una renegociación. Donde no está muy claro es en otro negocio —fronterizo con la legalidad— y que mueve 140 millones de euros anuales: las apuestas deportivas. Por un aspecto más “llano”, los bares y restaurantes calculan pérdidas por setenta millones de euros, que es el dinero auxiliar que suelen mover en temporadas mundialistas. Y la misma cifra se estima en el montaje de espectáculos, como pantallas gigantes en las plazas y otras fiestas habituales en todos y cada uno de los pueblos y urbes.

Uno de los principales líderes deportivos de Italia, Franco Carraro (titular del Comité Olímpico nacional), va más lejos y considera que “el costo total para el país de esta eliminación llegará hasta los US dólares americanos 700 millones”. Se refiere a que el futbol italiano representa la tercera liga de competición más poderosa del planeta, tras España y también Inglaterra, y que todos sus valores irán a la baja después de que Suecia los dejase fuera de Rusia dos mil dieciocho.

La ausencia de Italia va a ser la más ruidosa del Mundial, mas hay otra que “compite” en cuanto a movimiento económico. Claro, se trata de E.U., un país que —pese a que fue infaltable en esta competición en las últimas tres décadas— no significa una potencia del futbol. Mas hay que comprobar la lista de sponsors del “team USA” para suponer cuánto los afecta: Coca-Cola, AT&T, Nike, Liberty, Anheuser, Johnson & Johnson. Fox había pagado US dólares americanos 400 millones por los derechos de TV del Mundial solamente para USA, previendo la mayor cobertura de su historia. Y la cadena Telemundo pagaba US dólares americanos 600 millones por la exclusividad para la comunidad hispanoparlante. Las cifras de audiencia les bajarán a las dos, y lo más seguro es que reorienten esas coberturas.

La inspiración de Leo Messi salvó a Argentina con el último suspiro —el partido ante Ecuador— y también impidió que nuestra selección fuera otra de las grandes en quedarse afuera de esta convocatoria. Le hubiese significado a la Selección Argentina una baja del 50 por ciento en su cachet de presentación en partidos internacionales, que el día de hoy se estima en US dólares americanos 1 millón en canchas europeas, y aún mayor en canchas asiáticas. Para la AFA, esa supresión representaba una pérdida inmediata de unos US$ 15 millones.

Mas los planetas se alinearon en aquella noche y ahora todos vuelven a hacer los cálculos optimistas, principalmente quienes venden televisores y las agencias de turismo y merchandising empresarial. El panorama estará más claro en pocas semanas, cuando el sorteo determine el cronograma de cada equipo. Si bien acá ya se venden bultos que van de los US$ 12.000 a los US$ 20.000 incluyendo el viaje, alojamiento en hoteles cuatro estrellas y entradas. Para los que optan por una organización individual de su viaje y el intento de compra directa de las entradas, los costes son oficiales: entre US dólares americanos 105 y US dólares americanos 210 en partidos de primera vuelta, entre US dólares americanos 455 y US dólares americanos 1.000 para la final. Y la obligación de contar con la Fan-ID, la carta de ingreso que determinaron la FIFA y los organizadores como medida de seguridad, para filtrar el ingreso de los violentos.

Para la economía rusa y para las decisiones de Putin, la monumental inversión (primordialmente en el rearmado de estadios y también instalaciones deportivas) no semeja un inconveniente. Aguardan la llegada de tres a 4 millones de turistas y lo cierto es que en los últimos años la infraestructura allá experimentó cierta modernización. Mas al unísono, el impacto de organizar un Mundial en un gigante como Rusia, será menor que en sedes anteriores: en Sudáfrica 2010 o bien en Brasil dos mil catorce se calculaba en un 0,5 por cien del PBI de esos años. En lo que se refiere a los premios, está todo en las cantidades actuales, será un total de US dólares americanos 690 millones a repartir entre los treinta y dos equipos participantes, de los cuales US dólares americanos 50 millones se va a llevar el vencedor y US$ 40 millones el otro finalista.

De esta manera traducen el “siamo fuori” para unos y el “game over” para otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *